El lobby alimentario en la actualidad y su poder sobre el consumidor

Lobby alimentario

«Nos dirán que hay que comer de todo y variado, omitiendo que no todo lo que entra en nuestra boca es comida, como no todo lo que sale de ella es lenguaje. La industria alimentaria no tiene ningún motivo para decirte la verdad» (Margaret Chan, directora de la OMS)

Vivimos en un entorno de sobreabundancia y obesogénico en el que podemos alimentarnos sin ningún tipo de esfuerzo. Nuestro cuerpo, preparado para sobrevivir en periodos de escasez, no tolera bien esto y nos lo demuestra enfermando.

El lobby alimentario aprovecha la situación, ya que su objetivo primordial es el beneficio económico, creando productos que sobreestimulan y alimentan, pero no nutren. El marketing, la publicidad e incluso las sociedades científicas, movidas por intereses poco éticos, nos inundan con información errónea y contradictoria para que consumamos los productos que a ellos les interesan y que casualmente son los menos saludables.

El lobby alimentario tiene una prioridad y hará todo lo posible por conseguirla aunque para ello tenga que poner en juego nuestra salud. 

LOS INTERESES DE LA INDUSTRIA ALIMENTARIA

Es curioso que en televisión los productos más anunciados, junto a los coches, sean los alimentos (enlace). Todo el mundo necesita comer a diario, por ello puede parecer algo absurdo que intenten convencernos de que cubramos esta necesidad básica a todas horas. Parece que nos ven como consumistas de un negocio altamente lucrativo.

Como cualquier industria con trabajadores, empresarios y accionistas, el principal objetivo es mejorar las ventas. Para ello la estrategia es sencilla, priorizar aquellos alimentos más fáciles de producir, más duraderos en caso de almacenaje y a los que más margen económico puede sacarse. Estos son cereales, azúcar y aceites vegetales. Si con lo anterior creamos productos mas complejos como son los alimentos ultraprocesados entonces las ventas, la conservación, los márgenes comerciales y los beneficios son aun mayores.

Estos alimentos son poco saludables debido a su baja densidad nutricional (pobres en nutrientes) y alta densidad energética.

lobby alimentario

Ante una población mundial continuamente creciente, los alimentos más fáciles de producir (cereales y azúcar) se posicionan como la solución al hambre en el mundo. El problema es que dentro de la alimentación son las opciones menos nutritivas que hay. En el tercer mundo alimentan pero no nutren y en el primer mundo sobrealimentan.

Los vegetales y las frutas se han encarecido mucho más rápido que los dulces y las bebidas azucaradas en las últimas 3 décadas (artículo). Uno de los motivos de esto son los subsidios que se dan a la industria de los cereales y otros alimentos de donde se obtienen los azúcares (artículo) provocando unos patrones alimentarios poco saludables sobre todo en clases sociales más bajas (estudio).

Es por esto que nos han obligado a cambiar patrones alimentarios tradicionales en muy poco tiempo. A continuación veremos cómo han conseguido que la población no solo acepte esta alimentación sino que la demande. 

lobby alimentario

Hace 100 años un desayuno normal eran unos huevos fritos en manteca y leche entera, si es que se desayunaba… Ahora con la excusa de que hay que hacer 5 comidas nos obligan a tomar cereales aplastados o inflados cubiertos de azúcar y colorantes junto con leche desnatada.

LOS 7 TRUCOS DEL LOBBY ALIMENTARIO PARA HACER QUE COMAMOS LO QUE A ELLOS LES INTERESA 

 

1. Condicionan las políticas de salud pública de los países. 

En 2003, la OMS recomendó reducir las cantidades diarias de consumo de azúcar a un 10% del total de la dieta. La respuesta del lobby alimentario fue presionar al gobierno estadounidense para que retirase la financiación de 400 millones de dólares a esta organización (enlace). La propia industria participa en la elaboración de estrategias de salud pública para evitar los problemas que ellos mismos provocan.

Su enorme poder gracias a su asociacionismo (lobbyng) les permite  influir en los propios gobiernos y leyes. En España, el Ministerio de Sanidad y la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) tienen grandes conflictos de interés con dicho lobby. 

La industria tiene asociaciones de carácter legislativo que buscan proteger sus intereses, como es el caso de Produlce (Nestlé, Ferrero Ibérica, Nutrexpa o Chupa Chups), la Asociación Española del Dulce o FIAB (Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas).

Además, las leyes estatales están limitadas por chocar con la libertad de expresión de las propias empresas.

lobby alimentario

Ejemplo de enlaces entre organismos estatales de salud pública española y la industria de los alimentos más insanos y que más problemas de salud crean. Ejemplos como el plan HAVISA, creado por ellos mismos, son una manera de tirar el dinero, lavar su imagen y echarnos la culpa por no hacer ejercicio (son los consejos de hábitos saludables en letra minúscula a toda velocidad en los anuncios de sus productos).

2. Puertas giratorias

El fenómeno de puertas giratorias es la circulación de altos cargos entre el sector público y privado. Cuando se está en la parte pública se tiende a favorecer leyes y medidas que favorezcan al sector privado porque en un futuro cercano esa persona ocupará un importante puesto en alguna corporación privada y será recompensado.

No es algo nuevo, ya en el gobierno de Adolfo Suárez podemos encontrar algún ejemplo, como el de Javier Fernández del Moral que en aquella época era director de comunicación del Ministerio de Sanidad y actualmente es el presidente del Instituto de Estudios del Azúcar y la Remolacha (IEDAR), que es el brazo académico de la industria productora de azúcar.

A nivel internacional también es una práctica común en los dos organismos reguladores de alimentos más importantes del mundo como son EFSA y USDA.

3. Compran la ciencia

La base científica es un pilar fundamental a nivel legislativo y de consumo. Un estudio seguido de una buena publicidad puede hundir un sector entero y alzar a otro. Como esto es algo tan importante para ellos llegan a fundar organizaciones científicas para avalar sus productos como el Observatorio de la Nutrición y Estudios de la Obesidad o el IEDAR que es dirigido por la doctora  Carmen Gómez Candela quien se esfuerza por repetir que no existen los malos alimentos sino los malos hábitos. Dicho instituto en 2003 recibió 122.000 € de ayuda estatal, otro ejemplo de corrupción de los entes de salud pública.

lobby alimentario

Compran profesionales de la salud y sus asociaciones como el caso de las galletas dinosaurios patrocinadas por la Asociación Española de Pediatría. Crean sus propios informes científicos y estudios como La Sociedad Española de Nutrición SEN que edita la revista científica de Nutrición Clínica y Dietética Hospitalaria y en el comité de redacción encontramos al IEDAR. Patrocinan jornadas y congresos  y hasta crean cátedras universitarias para que las universidades les apoyen con sus estudios.

4. Repetición contínua de mentiras

Otra de sus armas es el uso del lenguaje subjetivo, ambiguo, simplista y muchas veces erróneo. Como decía el Ministro de propaganda de Hitler «Una mentira repetida suficientes veces se convierte en realidad».

Las afirmaciones respaldadas por estudios son sagradas para la mayoría de la gente que no sabe que la ciencia es fácilmente corruptible.

Algunas de estas frases-mito son: «el desayuno es la comida más importante del día», «no hay alimentos buenos o malos», «el azúcar es necesario para el cerebro» o «hay que hacer 5 comidas al día».

5. Nos venden que son la solución al problema

La industria alimentaria nos quiere hacer creer que ellos están en contra de la obesidad y la mala alimentación y por ello difunden estas ideas en anuncios, coloquios alimentarios e incluso en congresos científicos.

El aliarse con sociedades científicas o crearlas también es una forma de hacernos creer que son altruistas, sin embargo, esto es una práctica habitual de las grandes empresas cuando sobra el dinero y necesitan un lavado de imagen.

6. Uso del marketing agresivo

Las farmacéuticas gastan mas en marketing que en producción o investigación y la industria alimentaria gasta más en publicidad que en desarrollo de sus productos. A veces este marketing es engañoso, sobrestima e incluso falsea las cualidades de dichos alimentos.

Esto sobre todo se da en los productos no básicos que son más baratos, suelen tener promociones y una estrategia de marketing de precios más agresiva que alimentos más caros. Suele ser lo menos necesario lo que más marketing necesita para venderse.

lobby alimentario

Usan estrategias como patrocinar eventos deportivos y profesionales del deporte de nivel mundial entre otras.

El tema del marketing es tan importante para ellos que lo estudiaremos en profundidad en un futuro artículo. 

7. Otros

Proponen medidas absurdas para luchar contra las enfermedades metabólicas o la obesidad infantil como el programa Perseo de intervención educacional en comedores escolares o el programa MOVI que promueve la actividad física en tiempo de ocio de los niños.

Se autopremian y crean sellos con alegaciones de salud para poner en sus productos, como el sello «producto con compromiso nutricional». La estrategia Naos premió en 2010 a PepsiCo, en 2012 a Grefusa y en 2013 a Europastry, que es una multinacional de bollería ultracongelada.

La FIAB lucha legalmente contra las campañas taxativas que han empezado a surgir en contra de los refrescos. Llegan a crear webs como esta condenando los impuestos en sus productos y defendiéndose con estudios de dudosa validez. 

CONCLUSIONES

Como vimos en artículos anteriores, en el mundo tenemos una pandemia de enfermedades metabólicas que provocan pérdida de calidad de vida de los individuos y frenan el progreso de las sociedades.

Aunque el lobby alimentario se empeñe en culpabilizar a las personas de sus problemas de salud hemos creado entre todos un entorno obesogénico y los sistemas alimentarios favorecen el problema en vez de solucionarlo. El usuario tiene muy poco poder de decisión ante lo que el mercado le ofrece.

La prioridad de dicho mercado es el beneficio económico y no tu salud, ¡Escapa de sus mentiras!

1 comentario en “El lobby alimentario en la actualidad y su poder sobre el consumidor

  • Me parece interesante, aunque sigue por todo lo alto.
    El verdadero problema está mucho más cerca.
    Siempre entendí aquello de que con la comida no se juega.
    ¿A saber lo que sobre?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *