¿Qué significa tener salud?

Salud

«No cambies la salud por la riqueza, ni la libertad por el poder» (Benjamin Franklin)

Los términos salud y calidad de vida son difusos y difíciles de definir o cuantificar. Para algunos son conceptos diferentes y para otros son lo mismo, pero lo importante realmente, es aprender cómo podemos mejorar ambos.

El desarrollo tecnológico y los rápidos cambios de estilo de vida que estamos viviendo en las últimas décadas nos están haciendo perderlos. 

Está claro que a todas las personas nos interesa la salud, ya sea por cuestiones estéticas, por rendimiento o por vivir más y mejor. Es un aspecto que no podemos dejar de lado, de ella depende nuestra calidad de vida. Sin embargo, que tenga importancia primordial, no quiere decir que siempre nos preocupemos por ella. Otras veces, el problema es que nos cuesta entenderla, incluso aunque vayamos a las fuentes que en teoría están en posesión de la verdad como expertos, doctores o estudios científicos. 

En el artículo de hoy, intentaremos dar una visión más global y concreta de un aspecto tan importante en la vida de las personas.

EL DETERIORO DE LA SALUD DE LA HUMANIDAD

El desarrollo tecnológico aumenta cada vez más rápido, la gente está más informada y se destina más dinero que nunca a las investigaciones en salud y sistemas sanitarios, sin embargo, seguimos enfermando cada vez más.

Las enfermedades crónicas, se están convirtiendo en la pandemia del siglo XXI. Tenemos 200 veces más probabilidades de morir prematuramente de un infarto, que de forma violenta en un atraco. Esto se refiere a la media mundial. Si nos centráramos en un país del primer mundo, la diferencia es aun más abismal.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se calcula que en el planeta murieron unos 56 millones de personas en 2015. Las 10 principales causas de muerte en la población mundial, ordenadas de mayor a menor son: (1) Enfermedad isquémica coronaria, (2) Enfermedad cerebro-vascular, (3) Infección de las vías respiratorias bajas, (4) Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), (5) Cánceres del sistema respiratorio, (6) Diabetes mellitus, (7) Alzheimer, (8) Diarreas, (9) Tuberculosis y (10) Accidentes de tráfico (enlace)

Curiosamente, las muertes por conflictos armados no entran dentro del top 10. En el mundo, mueren cada hora 35 personas por violencia y 845 por infarto (enlace).

Salud

Aproximadamente, las muertes por cronicidad, suponen un 60% del total de muertes. En el mundo, ya muere más gente por llevar un estilo de vida inadecuado o por no vivir en un entorno saludable, que por infecciones como VIH, malaria, muertes prenatales, desnutrición y conflictos armados (estudio).

Queda claro que a pesar de los avances médicos la salud mundial no es óptima. Pero antes de explicar los motivos y algunas teorías sobre esto, debemos definir en que consiste el concepto salud.

DEFINIENDO LA SALUD

El término Salud es algo muy difícil de definir. Es un concepto subjetivo que no existe físicamente. No se puede ver ni tocar, pero si sentirse tanto a nivel individual como social. Tampoco se puede medir. Podemos evaluar cuantitativamente un parámetro bioquímico en una analítica, pero representa una gota de agua en el océano del total de la salud. Hay muchos aspectos a tener en cuenta para valorar en este sentido a individuos o poblaciones.

Salud

Tener la glucemia o el colesterol de una analítica dentro de los valores bioquímicos normales NO quiere decir que la salud sea óptima.

Para muchos la salud es algo dicotómico, simplemente no estar enfermo, lo cual hace que la mayoría nos acordemos de ella cuando no la tenemos. Esto se debe a que hasta el siglo XX, hemos vivido en un «ambiente contagioso» en el que las enfermedades infecciosas (provocadas por virus, bacterias y otros microorganismos) estaban a la  orden del día y provocaban estragos en todos los niveles sociales. Estamos hablando de un pasado no muy lejano en el que de un día para otro un simple contagio o una pequeña herida mal curada podía acabar con la vida de una persona totalmente sana. 

Por ello a nivel de organismos oficiales, la definición de salud siempre fue «Ausencia de enfermedad«, lo cual ejemplificaba a la perfección la dicotomía salud/enfermedad y a la vez la dificultad de definir esta.

Con la aparición de los antibióticos y las vacunas la situación cambió. En 1948 la OMS, en el mismo año de su constitución, estableció que la salud era «un estado de bienestar físico, mental y social total, con capacidad de funcionamiento y no sólo la ausencia de afecciones o enfermedades».

Finalmente en 1977, la volvió a re-definir como «Aquel estado que permite a todos los ciudadanos llevar una vida social y económica productiva».

Salud

A pesar de los cambios en la definición del término, seguimos sin poder realmente explicar en que consiste la salud y sobre todo cómo mejorarla. 

EL ENTENDIMIENTO DE LA SALUD EN LA ANTIGÜEDAD

La Salud Pública es la historia de los esfuerzos de la humanidad para protegerse de las enfermedades y las estrategias para controlar estas. En la antigüedad, sin globalización ni una potente industria farmacéutica, las cosas eran entendidas desde un punto de vista diferente.

En el Paleolítico los principales problemas de salud eran la exposición a condiciones ambientales extremas, envenenamientos y las heridas traumáticas. Algunas técnicas médicas comunes en aquellos tiempos eran la sedación por traumatismo o estrangulamiento y remedios medicinales basados en venenos o sustancias tóxicas sin control de la dosis (libro).

En aquella época la salud y la enfermedad eran cuestiones espirituales o totémicas. Los líderes religiosos eran los médicos de la tribu.

Salud

Los individuos de aquellos tiempos, tenían aceptada su responsabilidad en cuanto a su salud, sin la cual en un medio tan hostil no había posibilidades de sobrevivir.

Con el Neolítico aparece la agricultura y ganadería, lo cual supone para algunos autores el peor error en la historia de la humanidad (enlace), ya que supuso un cambio drástico en el estilo de vida. Hace menos de 10 milenios las tribus nómadas empezaron a crear los primeros asentamientos.

La demografía aumentó, la variedad de la dieta se redujo y aparece el comercio. Esto provoca aumento de las hambrunas, sedentarismo, infecciones, epidemias, contagios e insalubridad. Algunos estudios confirman que las lesiones traumáticas descendieron, sobre todo en los hombres, pero que por contra, las infecciones aumentaron considerablemente (artículo). Empieza la preocupación por las enfermedades contagiosas ya que los microorganismos no se podían ver y la llegada de la enfermedad se sentía como una lotería. 

Salud

Y es que el vivir con animales, en grandes grupos poblacionales y un mayor contacto entre todos gracias al comercio, son los ingredientes perfectos para que los microbios puedan reproducirse con mayor facilidad que en el Paleolítico.

En el mundo clásico se crean las bases teóricas de la medicina. Los médicos griegos sabían que el ambiente y el estilo de vida era fundamental para tener una buena salud y que un simple cambio de hábitos era suficiente para revertir o evitar muchas enfermedades. Hace casi 2000 años, Galeno ya decía que sobre las cosas naturales (el cuerpo, sus partes y sus capacidades) influían las cosas no naturales (aire y ambiente, comida y bebida, trabajo y descanso, sueño y vigilia, excreciones y secreciones y por último afectos o movimientos del alma).

En definitiva, la visión a lo largo de los siglos ha sido la de prevenir antes que curar y mantener la salud. Con el desarrollo tecnológico y la aparición de la industria biomédica y farmacéutica este enfoque se ha perdido.

SITUACIÓN ACTUAL

Nos hemos vuelto más sedentarios, más obesos, más depresivos, con más discapacidades y sin embargo, estamos menos preocupados que nunca ya que confiamos en el «milagro» del fármaco, la operación o el sistema sanitario que nos cubre nuestra irresponsabilidad. 

La medicina alopática, que es la ciencia sobre la que se basa el conocimiento oficial de la salud, desde el siglo XIX, se ha basado en el modelo biomédico. Dicho modelo, se centra en la intervención y no en la prevención ni en las causas de la enfermedad. 

Actualmente el sistema se está viendo desbordado ante las nuevas patologías emergentes. El motivo, en la mayoría de casos, es la forma que se tiene de actuar ante la enfermedad. Solo se busca el signo clínico (daño fisiológico y/o anatómico). Los pacientes son tratados como sujetos con etiquetas, no como personas con un problema y que necesitan la ayuda de un profesional. La solución se consigue a través del fármaco que controla dicha alteración o elimina cierto patógeno.

El modelo actual es reduccionista. Este no es consciente de que cuando hay un problema en el organismo, puede estar compensado con otro sistema u órgano y esto puede provocar dolores o incapacidades en sitios inesperados.

El sistema sanitario tiene alta capacidad de salvar vidas, sobre todo en el caso de procesos agudos graves como accidentes de tráfico, fallos orgánicos o problemas infecciosos. Sin embargo, una vez descartado el riesgo de muerte inminente el sistema pierde eficacia ante cualquier problema crónico y sin peligro a corto plazo como sucede con las enfermedades metabólicas.

NECESIDAD DE UN NUEVO CAMBIO DE PARADIGMA DE SALUD 

Ante esta situación surgen voces críticas que ven desfasado el actual modelo propio de la época industrial y que plantean nuevas propuestas. Vamos a centrarnos en las 2 que pueden ser más significativas en un futuro.

El modelo biopsicosocial del Psiquiatra George. L Engel (1977): Se trata de una visión integrada en la que la enfermedad se trata desde una base, que es el propio paciente y sus circustancias. Dichas circustancias son multifactoriales (físicas, emocionales, sociales, ambientales o culturales).

Además, la relación profesional-paciente es horizontal, pues el mayor responsable de nuestra salud debe ser uno mismo (empoderación y educación para la salud). Engel pensaba que el paciente debía dejar de ser un objeto y pasar a ser un sujeto (enlace).  Sus principios son los siguientes:

  • Un problema bioquímico no siempre es la causa de la enfermedad. Ésta puede aparecer por motivos psicológicos y sociales. Además, las variables de índole psicosocial suelen ser importantes a la hora de determinar la susceptibilidad, gravedad y curso del padecimiento.
  • La simple alteración anatómica no arroja ninguna luz sobre la significación última de los síntomas ni asegura el éxito del tratamiento. Sentirse enfermo tampoco está determinado por un daño demostrable. Esto sigue creando conflictos en casos de los enfermos de fibromialgia o electrosensibilidad (enlace).
  • El tratamiento biológico puede tener diversas tasas de éxito influido directamente por variables psicosociales tal como deja patente el efecto placebo (enlace).
  • La relación del profesional de la salud con el paciente influye en el resultado terapéutico aunque sólo sea por adherencia al tratamiento (artículo).

Los factores psicosociales y biológicos se unen en un punto central; la persona. El estado de salud/enfermedad depende de la interacción de estos factores.

Modelo Illness-Wellness Continuum del Dr. John Travis (1972): Podemos traducirlo al castellano como, el Espectro de Enfermedad-Bienestar. Se diferencia respecto al modelo binario salud-enfermedad, en su escalabilidad pasando por 5 niveles diferentes.

  • Disease (Enfermedad): Cualquier persona dependiente, polimedicada, con alta limitación de realizar tareas básicas por su cuenta y con una muy pobre calidad de vida percibida. En estos casos los problemas de salud se transmiten al entorno encargado de los cuidados. 
  • Poor Health (Salud escasa): Pacientes con alguna operación, también polimedicados y sobre todo con signos y síntomas de enfermedades crónicas que dificultan su vida cotidiana y la de su entorno.
  • Neutral (Zona de confort o falsa salud): No hay síntomas ni signos de enfermedad, pero los hábitos de vida saludables no son significativos (mala alimentación y sedentarismo). Además, la salud no es vista como una prioridad. 
  • Good Health (Buena Salud): Sí hay buenos hábitos (movimiento y alimentación adecuados o control del estrés…). Se relaciona con una correcta educación en salud. 
  • Optimal Health (Salud óptima): Máxima función posible y alto grado de eficacia física, mental, productiva y de felicidad. Desarrollo continuo y participación muy activa en un estilo de vida saludable.

Casi cualquier individuo puede pasar del peor estado de cronicidad o disfunción al mejor estado de bienestar.

 

En castellano, el propio léxico nos limita en la definición y entendimiento del problema, pues el tener solo 2 palabras para definir esto, salud vs enfermedad, hace que la visión sea dual. En el mundo anglosajón, sí hay un término para enfermedad (sickness), otro para salud (health), otro para un nivel superior de salud y bienestar (wellness) y otro que podríamos definir como plenitud en salud (fitness).

Aun así, en en ambos lugares hay los mismos niveles de enfermedad y muerte, por lo que la solución no estará en cambiar el vocabulario, sino la mentalidad y visión de la calidad de vida por parte de los individuos. 

CONCLUSIONES

Según nuestro punto de vista, la salud es un continuo, no algo estático. Tampoco puede ser dicotómica ya que el espectro en el que nos movemos desde la enfermedad hasta la máxima plenitud es muy grande (el objetivo debe ir más allá de no tener una enfermedad o un síntoma). Por último la salud no es dependiente de un solo factor como puede ser un daño agudo (infección, traumatismo o intoxicación), es multidependiente de un entorno externo con multitud de estímulos muy diferentes los cuales impactarán en el entorno interno.

La única forma de mejorar la calidad de vida de las personas, es haciéndoles entender la importancia de los hábitos adecuados y que encuentren la ayuda de profesionales sanitarios que crean en este punto de vista. Debemos vivir con la máxima plenitud posible y somos los responsables directos de conseguirlo.

Estar vital no debe ser algo complicado, solo se necesita la información adecuada y algo de interés para cuidar de forma personal y continua de nuestro bien más preciado. Si sufres alguna de estas enfermedades y no sabes cómo empezar a mejorar tu salud, no dudes en ponerte en (contacto) con nosotros, estaremos encantados de poder asesorarte. 

2 comentarios en “¿Qué significa tener salud?

  • Muy bueno el artículo, pero falta que el sistema de salud que tenemos incorpore profesionales que puedan actuar más y mejor sobre el paciente ya que este actúa solo sobre la sintomatologia y deja la causa muchas veces en manos del paciente.

    • Hola Teresa,

      El problema es un poco más complejo. Cuando la farmacología evolucionó lo suficiente en el siglo XX conseguimos poner freno a diferentes pandemias. La mentalidad cambió y el tratamiento se antepuso a todo lo demás. Esto supone la creación de una de las industrias más potentes del mundo, la biomédica, la cual es capaz de influir en los planes de estudio de los sanitarios, en los científicos-investigadores, en los sistemas sanitarios y en el propio ciudadano.
      En próximos artículos desarrollaremos esto.

      saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *