Desigualdades y calidad de vida. Enfermedades infecciosas vs crónicas

enfermedades

«La miseria es la madre de las enfermedades» (Johann Peter Frank)

Las desigualdades, fruto de la variabilidad ambiental de las sociedades, han definido la historia de las enfermedades que ha sufrido el ser humano. El contexto político y económico es un determinante de gran impacto en el nivel de calidad de vida. En el siguiente artículo desarrollaremos esto y veremos como las desigualdades sociales pueden provocar diferencias en la salud y la enfermedad, e incluso determinar si nuestras afecciones son de tipo infecciosas o crónicas.

Desde la aparición de la agricultura y la ganadería en el Neolítico aparecen las desigualdades. Ya en la Antigua Grecia las momias de las clases altas demuestran mejor salud que el resto de la población; mayor talla, mejor conservación de piezas dentales y menor número de lesiones traumáticas (artículo).

Tras el Paleolítico, los traumatismos pasan a un segundo plano y el principal problema de la humanidad pasa a ser la infección. Los contagios han sido muy temidos desde hace milenios y han causado estragos en todos los niveles sociales. En la edad media el ser humano sufrió la peor pandemia de la historia de la humanidad, la peste negra, la cual mató a casi 2/3 de todos los habitantes de Europa en solo 8 años (enlace). Otro ejemplo que no tiene nada que envidiar a la peste negra fue la gripe española, la cual se calcula que mató a 40 millones de personas en 1 solo año (artículo), curiosamente en España solo murió el 1% de la población mientras que en China el 35% y en Samoa el 40% (enlace).

enfermedades

Los cuadros medievales sobre la peste querían demostrar que la enfermedad no entendía de clases sociales y que afectaba por igual a Reyes y campesinos. Sin embargo, se hace difícil explicar por qué en algunas zonas de Europa la mortalidad fue casi nula como el caso de Polonia, Brujas o Milán.

El brote de peste negra de 1347 y el de gripe española de 1918 mataron a más personas y en menos tiempo que las dos Guerras Mundiales del siglo XX. Esto ha impactado enormemente en el subconsciente colectivo a la hora de entender las enfermedades. 

ENFRENTANDO A LA MISERIA: LOS MOVIMIENTOS SANITARISTAS

A pesar de las experiencias contagiosas vividas anteriormente, en la Revolución Industrial el auge económico y la migración del campo a la ciudad aumenta la población de los núcleos urbanos haciendo estos auténticos focos de enfermedades infecciosas. La mortalidad era más alta en las clases más bajas. 

Figuras como Peter Frank y Edwin Chadwick denuncian la importancia de los factores sociales como génesis de la enfermedad. Comienzan con ello los movimientos sanitaristas en algunos países como Austria o Inglaterra con objetivo de controlar las enfermedades epidémicas y otros problemas sociales. Se toman medidas como; mejora de las condiciones de trabajo, saneamiento de las ciudades, aporte de alimentación básica en la infancia, declaración obligatoria de enfermedades contagiosas y mayor educación en higiene personal.

Ya durante la Revolución Francesa, en la Declaración de los derechos humanos de 1789, se recoge la obligación del Estado de proteger la salud ciudadana.

Más tarde, las investigaciones de Luis Pasteur y Robert Koch a finales del siglo XIX abren el camino del fin de la infección. En 1928 Fleming descubre la penicilina. Las enfermedades se empezaron a tratar a golpe de fármacos. El pensamiento de la época fue, que tras duros siglos de lucha por fin se iba a ganar la batalla contra la infección.

 

enfermedades

Ejemplo de la evolución de las enfermedades infecciosas en los últimos siglos en un país desarrollado como Inglaterra. En el caso de la tuberculosis las medidas sociales empezaron a disminuir las muertes antes de que se descubriera el microorganismo causante y su terapia química (fármacos y vacunación) (estudio).

La farmacología y su capacidad de combate contra los microorganismos hizo que naciese el modelo biomédico, el cual trataba la enfermedad buscando alteraciones fisiológicas o anatómicas, lo que produjo la expansión de la industria farmacéutica y biomédica.

Y aunque la mortalidad descendió notablemente, en la actualidad solo se ha conseguido erradicar una enfermedad humana, la Viruela. Aunque parezca mentira, en pleno año 2017 la tuberculosis mata a 2 millones de personas al año (enlace) y una enfermedad tan olvidada como la lepra, infectó en 2015 a 200.000 individuos (enlace), llegando a haber aun enfermos en países desarrollados como es el caso de España (última leprosería de Europa).

 

enfermedades

A la izquierda, el médico Alicantino Francisco Javier Balmis, pionero en la expansión de la vacuna de la viruela. A la derecha, última víctima del Variola Virus, en 1975.

En el último tercio del siglo XX, a pesar de no haberse erradicado casi ninguna enfermedad, cada vez las infecciones estaban más controladas y poco a poco empezaban a verse como problemas de salud pública patologías con poca prevalencia, como los infartos, la diabetes, la hipertensión, la artrosis, la depresión, los trastornos alimentarios o las drogodependencias.

LA SALUD MUNDIAL ACTUAL Y TENDENCIA A FUTURO

En el anterior artículo del blog, dimos unos datos sobre la salud general de la población del planeta y las 10 enfermedades que más mortalidad causaron en 2015. Fue solo una foto del panorama. Para entender lo que está pasando debemos ver la película entera ya que hay grandes diferencias en cuanto a la incidencia de dichas enfermedades tanto en el tiempo como en la localización geográfica.

En solo 15 años la situación ha cambiado significativamente. Del año 2000 al 2015 ha habido importantes movimientos en el top 10, destacando el aumento del número de enfermedades crónicas, la incorporación de alzheimer y diabetes dentro de dicho grupo o la salida de SIDA y muertes infantiles  (enlace).

enfermedades

La tendencia en el futuro es la entrada de más enfermedades crónicas en el top 10, como otros tipos de cánceres y aumento en la incidencia de las que ya están.

 

Sin embargo, esta clasificación aporta los datos medios del planeta. Es importante ver como las desigualdades afectan a la salud de las personas que viven en unos u otros territorios. 

LA SALUD MUNDIAL SEGÚN LAS DESIGUALDADES

En los siguientes 4 gráficos vamos a ver cómo la cosa va cambiando conforme aumenta el nivel económico poblacional. La separación está hecha por la OMS (enlace) y se divide en 4 grupos según el ranking mundial de Gross National Income (Producto Interior Bruto per cápita) (enlace).

1º Grupo, países de muy bajos ingresos:  Aquí la principal causa de muerte son las enfermedades contagiosas por microorganismos, los partos y la malnutrición proteica. Se trata de paises donde escasea la comida, la salubridad de las agua o la higiene. La esperanza de vida se situa en algunos casos por debajo de los 50 años (referencia).

La Malaria, erradicada por fin en Europa en 2015 tras décadas de fumigación con DDT (enlace), es la 7º  causa de muerte en estos lugares.

enfermedades

Posiciones 167-195 del GNI, donde encontramos naciones de lo que podría considerarse el cuarto mundo, como Afganistán o Somalia.

2º Grupo, países de bajos ingresos: Destacan las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, seguidas de enfermedades infecciosas por microorganismos. Ya no hablamos tanto de problemas de cantidad alimentaria como de calidad de esta, lo cual hace que entren en el ranking enfermedades metabólicas como la diabetes u otras relacionadas con el abuso de sustancias como la cirrosis y la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

El acceso a un sistema sanitario básico (vacunación, intervenciones quirúrgicas, etc…) hace que la esperanza de vida supera los 70 años. Enfermedades como la tuberculosis, que en Inglaterra o Gales en los 50s eran nulas, supone la 6º causa de muerte en estos lugares.

enfermedades

Posiciones 114-166, paises tercermundistas como India o Marruecos.

3º Grupo, países de ingresos medios: La incidencia de infartos de miocardio y cerebrales aumenta. Aparecen en el ranking los accidentes de tráfico y van saliendo del Top 10 las enfermedades infecciosas. La esperanza de vida roza los 80 años. Destacan en la lista 3 tipos diferentes de cáncer y la aparición del Alzheimer.

enfermedades

Posiciones 58-113 países considerados en vías de desarrollo como Perú o China.

4º Grupo, países de ingresos altos: Las enfermedades vasculares y coronarias lideran el ranking con bastante diferencia respecto a las otras. Aparecen más tipos de cánceres y en cuarta posición el Alzheimer y otras demencias. La esperanza de vida llega a los 86 años en algunos casos como España, Andorra o Japón.

enfermedades

Posiciones 1-57, el primer mundo, paises como Reino Unido o Estados Unidos.

Conforme sube el poder económico y el desarrollo tecnológico, las enfermedades infecciosas van desapareciendo y van predominando las metabólicas.

En cuanto a la esperanza de vida, hay países en los que no para de crecer, pero más que un marcador de salud lo podemos considerar un marcador de lo avanzada que está la medicina en una zona. Actualmente con los avances tecnológicos una persona puede vivir muchas décadas conectado a una máquina, sin embargo, no sirve de mucho retrasar la mortalidad para vivir con morbilidad y dependencia.

UN QUINTO ELEMENTO, EL GRUPO DE LOS ACTUALES CAZADORES RECOLECTORES

Podemos definir a los cazadores-recolectores como, aquellas sociedades igualitarias que aún viven en nuestro planeta en el siglo XXI y que llevan un estilo de vida muy parecido al de nuestros antepasados del Paleolítico (enlace). Hablamos de algunas tribus muy famosas como los Bosquímanos o los Massais, pero también de otras menos conocidas como los !Kung, los Yanomamis, los Dogones o los Hadza.

Se dieron a conocer gracias a médicos, antropólogos y exploradores del siglo XIX y XX como Weston PriceVilhjalmur Stefansson o Mac Carrison. Estos, se quedaron asombrados ante las nulas tasas de enfermedades como cáncer o infartos que había en estas poblaciones y empezaron a escribir y estudiar  sobre las enfermedades de la civilización. Dicho término, que ya propuso Stanislas Tanchou en el siglo XIX (libro), se refería a las desigualdades de problemas de salud que había entre zonas rurales y urbanas.

Finalmente, el concepto de enfermedades de la civilización fue popularizado más tarde por la medicina basada en la evolución o medicina darwininana (artículo).

La evidencia demuestra que en las tribus que no pasaron al estilo Neolítico o que al menos se quedaron en la era preindustrial, la incidencia de problemas crónicos es escasa o nula (estudio) (estudio).

Pertenecer a estos grupos, puede implicar estar más exento de enfermedades crónicas, debido al estilo de vida, sin embargo, esto no implica una salud de hierro ni resistencia a cualquier patógeno. Por ejemplo, en un asentamiento esquimal de 80 Inuits la gripe española mató a 78 en solo 1 semana (enlace). Tampoco son inmunes a las enfermedades crónicas, pues en algunos casos como el de los indígenas de Nauru o el de los Indios pyma, las tasas de enfermedades de la civilización al implementar el estilo de vida occidental han sido bastante mayores que en el resto de poblaciones (estudio) (estudio).

enfermedades

Las tribus pre-neolíticas y sus costumbres representan una base teórica muy interesante para estudiar la salud de cualquier ser humano.

PERSPECTIVA TEMPORAL DE LA ENFERMEDAD

A lo largo del tiempo podemos distinguir 3 modos de pensar en cuanto a la salud se refiere, tanto por parte de la medicina como de la sociedad. Las fechas dependerán de las desigualdades territoriales.

La era infecciosa (inicio de los tiempos, hasta siglo XX): Los microorganismos eran temidos incluso aunque no se sabía ni de su existencia. Las pandemias infecciosas podían acabar con poblaciones enteras.

La era de la farmacología (siglo XX): Se descubre la penicilina y otros quimioterapéuticos y con ellos se controlan las enfermedades infecciosas.

La era de las enfermedades crónicas (últimas décadas del siglo XX): Se aplica el mismo tratamiento que en la era farmacológica pero esto solo sirve para apagar los síntomas, no para solucionar el problema. La medicina alopática se ve desbordada debido a que son problemas multifactoriales y con ellos no sirven las balas mágicas.

Esto supone un reto a futuro para dos grupos. Uno es el de los gobiernos o naciones que deben buscar la salud de sus ciudadanos con mejores saneamientos, sistemas de producción de comida, campañas de vacunación o educación en higiene básica. El otro es el de la propia sociedad, pues todo individuo debe ser responsable de su salud y cambiar el pensamiento de que la medicina solventará en un corto periodo de tiempo un problema que lleva gestándose en su interior durante décadas. Es necesario cambiar la concepción del término salud.

enfermedades

En cualquier ciudad de Europa era común hasta hace pocas décadas no tener sistema de saneamiento de aguas residuales y por ello los lanzamientos a la calle de los excrementos de toda una familia al grito de ¡Agua va! eran algo socialmente aceptado. En pleno año 2017, en algunos países como es el caso de India, defecar en la vía pública sigue siendo algo normal.

CONCLUSIONES

Las desigualdades (contexto político-económico) es uno de los determinantes más importantes de la calidad de vida y en la mayoría de casos menos modificable para las personas que lo sufran. 

En un marco de pobreza es más común enfermar por un problema infeccioso y en un marco de riqueza por un problema crónico o metabólico. Hay un tercer grupo que es el de los cazadores-recolectores, los cuales, gracias a un estilo de vida alineado con nuestra naturaleza y nuestra evolución, han demostrado menos tasas de enfermedad infecciosa y crónica. Sin embargo nadie está libre de sufrir alguno de estos problemas, sobre todo si el estilo de vida no es correcto.

Además las tendencias en los tres grupos se decantan cada vez más por las enfermedades crónicas o enfermedades de la civilización. Esto supone un gran reto para los profesionales sanitarios en el futuro. Recuerda que las desigualdades son predisponentes de unas u otras enfermedades pero nunca determinantes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *