Calidad de vida, salud y qué hacer para mejorar ambas

«Una vida feliz es aquella vivida de acuerdo a la naturaleza» (Séneca)

La calidad de vida es un concepto abstracto que se refiere a la percepción del nivel de plenitud que una persona tiene en un momento determinado dentro del contexto cultural y el sistema de valores en el que viva (enlace). Los términos calidad de vida y salud son complementarios y se superponen. Es por esto que se trata de un tema de alto interés para cualquier individuo.

Los habitantes de los países desarrollados pensamos que por tener un sistema sanitario sólido o ciudades llenas de tecnología, tenemos una gran salud y calidad de vida. Las estadísticas dicen todo lo contrario, pues nuestra salud no es la más óptima (enlace). Existe una tendencia al alza, en todo el mundo, a que la población humana sufra enfermedades antes desconocidas. Esto se traduce en un cada vez mayor gasto sanitario y una disminución de la calidad de vida.

Los determinantes de la calidad de vida podemos agruparlos en: aspectos económicos, sociales, personales y medioambientales. 

LOS DETERMINANTES DE LA CALIDAD DE VIDA

Los determinantes de la calidad de vida han sido adaptados de los determinantes de la salud desarrollados por algunos autores especialistas en Salud Pública (artículo). Los 4 grupos anteriores (económico, social, individual y ambiental) los hemos separado en 8 determinantes:

Contexto político, económico, social y ambiental: El dinero que tiene una nación y como lo usa, influye en la salud de todos sus habitantes. Esto fue demostrado en Inglaterra con el Black Report en 1980.

Calidad de vida

De nada sirve tener la intención de ser activo si vivimos en un país en guerra como Siria y los niños no pueden jugar en la calle. No podemos tener una alimentación saludable si los alimentos no llegan a los mercados como es el caso de Venezuela. No se puede respirar aire limpio si vivimos en una mega ciudad de China con grandes problemas ambientales y sin zonas verdes.

Educación y cultura: El estado de salud mejora con el nivel de educación. Esta suele aumentar las oportunidades de ingreso y la seguridad en el trabajo. Además, otorga a la persona un sentido de control sobre su vida.

Empleo, ingresos, posición social y condiciones de trabajo: El estado de salud mejora a medida que asciende la escala de ingresos. El desempleo se asocia a peor estado de salud. La mortalidad y morbilidad se incrementa cuando cae la clase social (estudio). Algunos estudios demuestran incluso que la privación socio-económica también aumenta el riesgo de desarrollar dependencia hacia nicotina, alcohol o drogas (estudio).

En este  estudio que analizó datos de población de Gales e Inglaterra entre 1997-1999 se explica que conforme aumenta el nivel profesional la esperanza de vida aumenta en hombres y mujeres. En este caso, de menor a mayor esperanza de vida tendríamos: no expertos manuales, manual semi-experto, experto manual, experto no manual, directivos o técnicos y profesionales.

Entorno psicosocial y demográfico, redes de apoyo social: El apoyo de las familias, amigos y comunidades va asociado a un mejor estado de salud. Por contra, la fragmentación social se relaciona con deterioro de esta (enlace).

Calidad de vida

Como decía Aristóteles, el ser humano es un animal cívico que necesita vivir en sociedad y aportar valor a esta.

Entorno físico: Aquí incluimos la calidad de la vivienda donde se habita, los medios de transporte, energía, gestión de residuos, urbanización, industria e higiene del agua entre otros.Por poner un ejemplo, el simple hecho de abrir el grifo y poder beber agua no contaminada es algo que a diario evita miles de muertes.

Genética, biología humana y género: Aunque el ambiente sea el determinante final, la carga genética es muy importante. Por ello, una pareja que de media tengan 150 cm de estatura difícilmente van a concebir un hijo que en su edad adulta alcance los 2 metros, por mucho que este se alimente bien, haga deporte y esté saludable.

Calidad de vida

La búsqueda de una salud óptima no debe dejarse de lado por no haber sido afortunado en la lotería de los genes. Al igual que hay jugadores de póquer que con una «mala mano» ganan millones, cualquier persona con cualquier problema puede alcanzar su plenitud en salud dentro de sus posibilidades.

Estilos de vida: Son los famosos hábitos de vida saludables o no saludables. Este aspecto choca continuamente con el anterior. Estamos continuamente en la disputa de si algo se debe al puro azar genético o a nuestras decisiones. Algunos estudios como este, lo tienen tan claro que afirman que la mayor causa de mortalidad son nuestras decisiones. Y es que el movimiento, las emociones, las adicciones, el estrés o la alimentación y como nos desenvolvemos en cada uno de estos ámbitos, son posiblemente el mayor determinante de salud y calidad de vida.

Sistema sanitario y servicios de salud: Quizás el aspecto más polémico. El sistema sanitario es la forma en la que la sociedad gestiona todo lo relacionado con la salud de la colectividad. Es la aplicación de la política y la gestión de recursos a la salud y a la enfermedad. La parte preventiva y de promoción de la salud deben ir por delante del aspecto curativo, sin embargo en casi ningún país del mundo se han llevado a cabo estas políticas.

Como hemos visto los determinantes de la calidad de vida se asocian todos con la salud. También hemos observado que hay algunos mucho más fáciles de cambiar que otros. ¿Podemos conseguir una mejora en nuestro bienestar de una manera sencilla y alineada con nuestra naturaleza? Como veremos a continuación y en futuros artículos, la respuesta es sí. 

INTERVENCIÓN PARA LA MEJORA DE NUESTRA CALIDAD DE VIDA

Ha quedado claro que hay muchos factores que determinan la calidad de vida y que de algunos no somos responsables directos.  Sin embargo, si nos diesen a elegir uno solo para mejorar esta, sin duda nos decantaríamos por el estilo de vida. Porque el 99% de la población mundial puede tomar decisiones en cuanto a de que manera alimentarse, cómo moverse, cómo descansar o en que grupo social estar. Es seguro que dichas decisiones impactarán significativamente sobre su calidad de vida tanto positiva como negativamente mucho más que otros aspectos como la situación económica y política del país o la genética.

Algunos consejos para que empieces a mejorar tu calidad de vida:

Aliméntate de manera adecuada. Debemos aprender a identificar qué alimentos nos convienen y cuáles no.

Muévete de manera correcta, durante toda la vida y todo lo posible mediante el trabajo o el juego o la competición. Porque la vida es movimiento y el movimiento es vida.

-Debes tener periodos de activación y de descanso bien diferenciados. Evita el exceso de comodidad ya que este nos debilita en todos los sentidos. Por otro lado debemos también evitar el estrés crónico.

-Mantén el contacto con ambientes naturales. Evolucionamos en la naturaleza no entre 4 paredes, por ello mejoraremos en todos los sentidos pasando más tiempo en entornos no artificiales. Cambia el asfalto por el césped.

-Debes pertenecer a una comunidad que te permita tener relaciones sociales profundas que te ayuden a mantener el equilibrio emocional y te hagan sentir útil. Tener un grupo de personas con las que compartir quién eres es algo fundamental.

-Crear un propósito o camino que de sentido a nuestra existencia y nos haga felices. Para navegar no solo hace falta un viento favorable sino saber cual es nuestro rumbo.

calidad de vida

No es necesario tener en este mismo momento un propósito. Un buen comienzo puede ser empezar a crearlo ahora. Como dice el Tao Te King «Un viaje de mil millas comienza con un pequeño paso».

CONCLUSIONES

Estos modelos de determinantes de la calidad de vida son ejemplos de lo multifactorial que es esta. La salud es el más importante, hasta el punto que a veces cuesta diferenciar entre los términos calidad de vida y salud

De todo lo visto, es importante quedarnos con los determinantes más fácilmente modificables por las personas como son hábitos alimentarios, movimiento o emociones entre otros.

El objetivo de este proyecto es el de estudiar, aprender y poder aplicar estos diferentes aspectos para poder mejorar la sociedad a través de la salud de cada individuo.

En próximas entradas del blog iremos tratando de forma mono-temática algunos de estos determinantes, con el objetivo de que sepas que es lo que realmente importa para tener una salud y una vida plena.

Si te ha gustado la información y quieres seguir aprendiendo sobre cómo mejorar tu calidad de vida o la de tus seres queridos, te animamos a que estés atento a los siguientes artículos del blog. Y si crees que necesitas una atención más personalizada no dudes en ponerte en (contacto) con nosotros, estaremos encantados de poder ayudarte.

3 comentarios en “Calidad de vida, salud y qué hacer para mejorar ambas

  • Hago una dieta saludable y ejercicio 3 horas a la semana y mi trabajo no es sedentario pero no consigo bajar peso, ya es mucho para mi no coger más peso, que tal si me hago vegetariana?

    • Hola Teresa,

      En primer lugar es difícil hacer una valoración sin tener más datos como peso, estatura o % graso…Para conseguir bajar de peso deberías conseguir tener un déficit calórico, eso quiere decir que quizás la actividad física y el movimiento en el trabajo no sean suficiente o quizás las ingestas son excesivas. En cuanto a hacerte vegetariana no lo recomiendo según tu objetivo y situación por 2 motivos: 1º No es el modo alimentario más saciante y si no se controlan las calorías es más fácil pasarse que con otras dietas y 2º el consumo de macronutrientes suele ser excesivo de carbohidratos y escaso de proteína, lo cual tampoco es aconsejable en personas que no tengan una actividad física elevada.

    • Yo nunca consegui bajar de peso hasta que me hice vegana,no fritos ,no harinas ,no dulces ,no comidas procesadas,no bebidas gaseosas…mucha verdura fresca y al vapor,fruta 3-4 piezas al dia,pescado,semillas,frutos secos,agua con limon en ayunas ,te verde,infusiones y agua 2L.al dia.Ando todos los dias 45minutos,hago Tai-chi ,yoga y meditacion.He bajado en 7 meses ,7 kilos y no lo hice por delgazar sino por salud y bienestar,pesaba 63kg. y peso ahora 56 kg.Si quieres…puedes!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *